Reestructuraciones societarias

Las reestructuraciones societarias son operaciones que suponen un cambio en la estructura legal u operativa de una empresa, habitualmente en forma de fusión, escisión, cesión de activos o pasivos, cambios de domicilio fiscal o extinción.

Una reestructuración societaria tendrá un impacto significativo en la empresa, sus accionistas y las personas que la integran, por este motivo es imprescindible que, ante el planteamiento de cualquier proceso de reestructuración, se cuente con el asesoramiento de un abogado experto en reestructuración societaria.

Despacho de abogados especialista en reestructuraciones societarias

En Rafael Santaella, contamos con abogados especializados en derecho corporativo y mercantil, brindando así un asesoramiento personalizado para cada situación. Entendemos la importancia de una reestructuración bien ejecutada, donde te guiaremos en este complejo proceso.

Funciones como abogados para restructuraciones societarias:

En Rafael Santaella, como especialistas en reestructuración societaria, nos encargamos de:

  • Asesorar a las empresas sobre los objetivos de la operación de reestructuración societaria de la que se trate.
  • Analizar la situación financiera y legal de la empresa y sus socios si fuera necesario.
  • Diseñar la estructura de las reestructuraciones. 
  • Redactar los documentos necesarios y asesorar en la firma de los que fueran necesarios.
  • Analizar, informar y recomendar acerca de las implicaciones fiscales y de otras materias de la operación.

Contacta con nosotros si tienes intención de realizar una operación de reestructuración societaria para estar informado acerca de las implicaciones que puede tener para las empresas y sus accionistas.

 

Más información sobre las reestructuraciones societarias.

 

Es vital conocer las diversas implicaciones legales que se deben de tener en cuenta para realizar una exitosa reestructuración y conforme a la normativa legal vigente. Realizar este tipo de proceso dentro del marco legislativo español, implica respetar tanto el régimen jurídico vigente europeo y nacional. Además, se debe contemplar la legislación mercantil, financiera y laboral que acontece a la estructura empresarial.

  • Ley 3/2009, de 3 de abril, sobre las modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles: normativa correspondiente a las estructuras de una sociedad mercantil, en concreto
  • Ley 16/2022, Ley Concursal: la normativa que contempla el proceso concursal y los mecanismos preconcursales de situaciones de insolvencia y su reasignación de recursos efectiva.
  • Real Decreto 1483/2012, de 29 de octubre: la cual regula los procesos de despido colectivo y el proceso de suspensión de contratos laborales y reducción de la jornada laboral.

El proceso puede requerir cambios en la estructura en los estatutos de la empresa, es por ello que para realizar una modificación estatutaria es necesario registrarlos en el Registro Mercantil. En caso de fusión o adquisición, se tiene que tener en cuenta las obligaciones de notificación y aprobación ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Con relación a la protección de los trabajadores, encontramos el Estatuto de los Trabajadores, el cual regula los derechos y protecciones para los empleados en este proceso de reestructuración

Una reestructuración societaria es un proceso complejo gracias al cual una organización puede conseguir ciertos objetivos con respecto a aspectos que les interesen y con estos realizar cambios en el mercado que permitan a la empresa adaptarse a nuevos frentes, mejorar su eficiencia operativa o solucionar problemas financieros.

La reestructuración se inicia con un análisis previo de la empresa completo (desde ámbitos legales, organizacionales, fiscales, económicos, etc.), además del análisis del patrimonio de los socios que la conforman. En segundo lugar, se realiza una propuesta que se adapte a las necesidades específicas encontradas.

El siguiente paso se trata de la ejecución de las operaciones de esta reestructuración. Es vital una implementación adecuada debido a la cantidad de transacciones procedimentales (como son informes, balances, etc.) en los que actúan diferentes agentes y ser cuidadoso en todo el proceso con el propósito de acelerar el proceso.

La finalidad de una reestructuración societaria puede ser variada. En función del tipo de reestructuración tendrá como objetivo:

  • Mejorar la operativa de la empresa, por ejemplo, en una fusión gracias a la cual dos empresas suman sus recursos para reducir costes o mejorar la eficiencia.
  • Reducir riesgos, por ejemplo, en una escisión en la cual la empresa va a separar sus activos.
  • Conseguir financiación, si por ejemplo una fusión puede mejorar la puntuación crediticia de una empresa.
  • Expandir el negocio si con una fusión la empresa puede llegar a nuevos mercados o ampliar su logística.

Es un profesional con amplio conocimiento en derecho y especialmente en derecho societario. Se trata de un profesional capaz de asesorar a cualquier tipo de organización en operaciones de reestructuración.

Contáctanos.

Llámanos sin compromiso y te informaremos de cómo podemos ayudarte.